Logo

ClearLight
Sistema Integrado para la Administracion

Su IP: 35.168.111.191


Productos y Servicios

Normalmente no cobramos nada por las actualizaciones.

En la medida en que el programa crece y se perfecciona, Ud. podrá beneficiarse de todas las ampliaciones y mejoras sin pagar un centavo.

En los diez años transcurridos desde la primera instalación en Porlamar, en febrero del 2000, hasta el día de hoy, sólamente cobramos por una actualización: la versión 6, creada para adaptarnos a los requerimientos de la reconversión monetaria. El sistema debía estar preparado para registrar operaciones realizadas antes del 2008 y expresadas en la moneda vigente para esa época y de reexpresar los saldos en términos de unidades monetarias actuales. Para lograr esa capacidad tuvimos que dedicar seis semanas de desarrollo a tiempo completo. Y era necesario recuperar ese esfuerzo. De modo que decidimos cobrar un monto equivalente al valor de una clave de activación para una empresa adicional para acceder a las nuevas versiones. Para la versión 7, publicada en octubre de 2013, rediseñamos por completo las interfaces de usuario y mejoramos considerablemente la funcionalidad de algunas operaciones, en un proceso que requirió casi un año de trabajo a tiempo completo. Para compensar este esfuerzo, decidimos asignarle a esta actualización un costo equivalente a menos del 30% del valor de la licencia.

Pero a menos que se trate de modificaciones mayores u originadas en requerimientos totalmente ajenos a la evolución del sistema, no tenemos la intención de cobrar nunca por una actualización.

Vendemos ClearLight con el argumento de que es un buen sistema. Pero si podemos mejorarlo, entonces no era tan bueno. Y si le cobramos a nuestros clientes por las mejoras estaríamos materializando un engaño.

Durante todo este tiempo hemos hecho nuestros mejores esfuerzos para desarrollar y ofrecer el mejor sistema posible. Pero a veces nos damos cuenta, normalmente porque nuestros clientes nos hacen verlo, de que las cosas pueden hacerse mejor. Y en esos casos simplemente las mejoramos y las ponemos a disposición de Uds.

Desafortunadamente, las actualizaciones no siempre son un proceso trivial.

La única desventaja de las extensiones es que a veces no tenemos más remedio que cambiar algo que puede romperlas: si -por ejemplo- agregamos una columna en una tabla de un formulario, y un cliente tiene un componente que asume que un  valor está en una columna que ha sido desplazada por la inserción, esa extensión dejará de funcionar (o de produir resultados correctos, lo que es peor). Entonces es necesario, al actualizar su versión, verificar que los supuestos de sus extensiones siguen cumpliéndose. Y como normalmente las extensiones son desarrolladas por terceros, hay que contactarlos y pedirles que las adapten. Y eso puede tener un costo. Es cierto que con una implementación más previsiva ésto podría evitarse (por ejemplo, determinando los índices como una función que examine los encabezados de las columnas).

Pero normalmente, el costo de actualización estará determinado por el costo de adaptación de las extensiones, y si no hay extensiones, o si las extensiones están bien pensadas, este costo debería no existir.